Skip to main content

¿Por qué mi hijo se frustra jugando videojuegos?

marzo

09, 2020

by coberst


Bienestar digital

Este blog es parte de una serie educativa en curso sobre el bienestar digital y el fomento de la resiliencia en los ciudadanos digitales…

Jugar videojuegos se percibe como una actividad amena, pero, dependiendo de la edad de los niños, algunas reacciones contradicen la noción de “diversión”. Gritar, tirar al piso el control, frustrarse, etc. no se perciben como comportamientos saludables.

Los niños experimentarán muchas emociones diferentes durante una sesión de juego, ya sea en línea o en un patio de recreo. Muchas de las actividades competitivas pueden causar breves episodios de enojo, pero también generan el deseo de desempeñarse mejor la próxima vez y ganar. Piense cómo reaccionan algunas estrellas del deporte como Serena Williams o Cristiano Ronaldo durante un juego.

Aquí lo importante es ayudar a su hijo a controlarlos. Una pequeña explosión de rabia es saludable, pero es agotador vivir en un estado de estrés constante. A continuación, le ofrecemos seis consejos para que su hijo aprenda a controlarse:

1. Aunque parezca útil decirle “¡Basta!”, “¡No te enojes!”, usted no sería capaz de cambiar de humor tan repentinamente ¿o sí? Piense cómo podría ayudar a su hijo a calmar sus emociones. Por ejemplo, podría contar hasta cinco o imaginarse que la energía negativa salga por las puntas de los dedos.

2. Si el juego al que está jugando es muy competitivo, podría aconsejarle que tome un descanso de vez en cuando o que juegue a juegos menos intensos.

3. Defina los límites de lo que está permitido. Cada niño reacciona de manera diferente, y para algunos un breve episodio de frustración cuando pierden una partida es normal. Sin embargo, si ese periodo se extiende o se frustra cada vez que pierde, entonces es importante ayudarle a controlarse. No espere a que la el enojo se salga de control.

4. Hable con su hijo sobre juegos aptos para sus habilidades. Si juega a juegos diseñados para niños con un nivel de experiencia de juego más alto, tal vez no esté preparado para esos desafíos. También hay que recordarle la expresión “La práctica hace al maestro” para que empiece jugando a juegos para principiantes y suba de nivel gradualmente.

5. Si la frustración se debe al comportamiento de otros jugadores, entonces habrá que ayudarle a hacer frente a esas situaciones. ¿Hay un jugador grosero? ¿Hay alguien que está rompiendo las reglas? Tal vez, podría enseñarle a su hijo algunas técnicas de negociación para que todos los jugadores aprenden a jugar más amigablemente.

6. Sea un buen ejemplo para el menor. Si usted se enoja cada vez que olvida una contraseña, le mostrará a su hijo que enojarse es la respuesta apropiada para esa situación.

Recuerde que todas las emociones son saludables, incluso la ira. Si usted le proporciona las herramientas para reconocer y controlar las emociones, le enseñará a comportarse mejor en el mundo digital como en el real.