Skip to main content

Lo que los adolescentes quieren que sepan sobre la conducta en línea en su mundo

mayo

15, 2020

by coberst


Bienestar digital

Pregúntenle a cualquier niño o adolescente si sus padres entienden su mundo virtual y la respuesta será muy probablemente «No». Sin embargo, es cada vez más importante que los padres comprendan mejor la vida virtual de sus hijos, especialmente ahora que las interacciones sociales y el juego en línea están llenando un vacío muy profundo creado por semanas de distanciamiento social.

Muchas cosas han cambiado desde que éramos jóvenes. En nuestros tiempos, los niños se veían pero no se oían. Se esperaba que dijeran «señora» y «señor», que respetaran a los mayores y que hicieran lo que les dijeran. Algunos de nosotros tuvimos la suerte de tener padres que fomentaron nuestra independencia, creatividad e imaginación, pero muchos crecieron en una infancia más dirigida, probablemente más enfocada al mundo académico y a los deportes. Aunque todavía queremos que los niños tengan buenos modales y sean respetuosos, muchas de las viejas costumbres se han vuelto obsoletas en el entorno virtual, con la tecnología que evoluciona a un ritmo alucinante (¡lo mismo ocurre con los consejos que daban las escuelas o los expertos en seguridad en línea hace 10 años!)

Animamos a los padres a tomar un rol activo en la vida en línea de sus hijos, y la mejor manera de aprender es haciéndoles preguntas a los niños y adolescentes. Al igual que los padres que tienen muchas lecciones de vida que impartir del pasado, los jóvenes están formando sus propias experiencias, solo que en línea. Estos son algunos ejemplos y preguntas comunes que pueden ayudarles a entender la conducta en línea y las nuevas realidades de sus niños y adolescentes.

Es muy difícil interrumpir a los adolescentes mientras están jugando. ¿Cuál es la mejor manera de llamar la atención de mi hijo y hacer lo que yo (u otro miembro de la familia) quiero o necesito que haga?

Seguro están cansados de escuchar la misma respuesta de siempre: «¡Mamá, es que estoy en un juego!» «¿Y no lo puedes pausar?» Claro, puede ser irritante, pero imagínense que ustedes están viendo una película y alguien apaga la televisión cinco minutos antes del final. Sería muy frustrante, ¿no? Las respuestas de Quora sobre el tema también incluyen esta gran analogía de Oktay Şen:

«Supongamos que están cocinando un filete en la cocina. De repente, alguien les exige que dejen inmediatamente lo que están haciendo y salgan de la casa. Ahora, si se van inmediatamente, la estufa seguirá encendida, y dentro de unas pocas horas, el filete se quemará y se incendiará toda la cocina».

Muchos de los juegos más populares que juegan los niños y adolescentes de hoy no se pueden detener. Además, es probable que estén con sus amigos trabajando juntos para ganar una ronda, o quizás estén compitiendo entre ellos en tiempo real. Si una persona abandona el juego, todos pueden perder, junto con los puntos o la ventaja acumulados en el juego. La presión que se genera al no querer defraudar a los amigos y el deseo de terminar lo que han empezado, puede ser enorme y puede, por desgracia, conducir a la rebelión.

Muestren interés por los juegos a los que juegan sus hijos. Hagan preguntas. Si el juego tiene rondas, pregúntenles a qué hora piensan desconectarse y pídanles que no empiecen una nueva ronda si se acerca esa hora. No todas las rondas duran la misma cantidad de tiempo, por lo que puede ser difícil saber exactamente cuándo terminan. Es mejor que sean sus hijos quienes les digan cuando finalizará. Con esta pregunta, ustedes mostrarán su deseo de colaboración y confianza en sus hijos.

Quiero que mi hijo adolescente guarde su teléfono cuando se lo pida. ¿Cuánto tiempo de aviso debo dar?

De manera similar a abandonar un juego en curso, dejar repentinamente un chat también se puede percibir como una falta de respeto. Si sus hijos están usando una aplicación de chat, chateando con sus amigos mientras juegan, o incluso transmitiendo en vivo, denles unos minutos para terminar la conversación.

Por ejemplo, si ustedes están en el teléfono con un amigo y sus hijos les llaman, también esperarían tener unos minutos extra para terminar la conversación y finalizar la llamada. A menudo, no respetamos las actividades e interacciones de nuestros niños y adolescentes como queremos que se respeten las nuestras, mientras que en realidad, ¡deberían aplicarse las mismas reglas! Déjenlos terminar lo que estaban diciendo, permitan que finalicen un tema (esto podría ser acordar cuándo se van a conectar o dónde se van a encontrar en la escuela mañana) y se despidan. No debería llevar más de unos minutos, pero les ahorrará dolor de cabeza.

Mi hijo detesta que publique fotos de él en las redes sociales. ¿Debo pedirle permiso antes de hacerlo?

Sean un ejemplo a seguir para ellos. Esto va más allá de una breve conversación sobre aplicaciones seguras y comportamientos adecuados en línea. Una cosa que los adolescentes detestan es el «sharenting», o sea que los padres publiquen cada detalle de su vida en línea, a menudo sin permiso. ¿Qué mensaje les envía este comportamiento? ¿Que pueden tomar fotos de sus amigos y publicarlas en línea sin preguntar? ¿Que está bien escribir una actualización de un amigo que lleva días sin ir a la escuela porque tiene un virus? Esta información es privada, y nosotros como adultos deberíamos mostrarles que todo el mundo tiene derecho a decir lo que piensa sobre lo se publica en línea de ellos. Incluso si se ven hermosos en esas fotos de bebés.


Este artículo se publicó originalmente en SuperParent.